miércoles, 13 de enero de 2010

Mi Nuevo Amante José 2

Hola queridos amigos, nuevamente con ustedes para seguir la infidelidad que tuve con José. También quiero dar las gracias por todos los correos que me han enviado animándome a seguir escribiendo.


Como termine de contar en el relato anterior, amanecí con restos de esperma secos en mi piel y en las sabanas de mi cama, recordé cada momento que pase con José y como fue planeado todo para llevármelo a mi recamará, estaba todavía excitada al recordar las palabras y las imágenes de su cuerpo al poseerme… fue sabroso.

No me sacaba de la mente a José y quería probarlo dentro de mi culo como lo había visto unos días atrás, con su mujer Doris en la cocina. Quería probarlo yo también y me propuse a llevar a cabo mi deseo.

Habían pasado varios días de esa noche y ya me había recuperado de mi tobio, (recordaran que fue fingido) estaba, como si nada… una mañana decidí bajar a tomar mi desayuno como a eso de las 8 de la mañana y salir a realizar unos pagos de facturas pendientes, iba vestida con una falda a media pierna con una blusa semitransparente de color beige y una chaqueta del color de mi falda (Negra), mis zapatos altos del color de mi blusa, mi ropa interior era de color beige y de encajes de blonda muy sexy y muy pequeñas. En mi casa no se escuchaba nada y empecé a llamar a Doris:

- Doris estas en la cocina? Doris, Doris. – Y no había respuesta.

Entre a la cocina y ahí estaba José tomándose un café y fue grande la sorpresa cuando lo vi sentado ahí en el desayunador, y me dijo:

- Preciosa… ella ha salido, te puedo ayudar en algo?

- No esta bien Don José. – estaba nerviosa

Después del encuentro de aquella noche no nos habíamos visto de frente y encontrármelo ahí, me sorprendió y no encontraba palabras para contestar… no se si corresponderle con un “Hola amor” y correr a sus brazos y comérmelo a besos o un “Gracias es muy amable”; sabia que ahora yo también era su mujer, pero no podía reaccionar a tal circunstancia.

Se levanto y se dirigió hacia mí y mi instinto fue darme la vuelta y tratar de salir, me tomo de mi brazo y me atrajo hacia él y solo me limite a cerrar los ojos y esperar otra palabra de él. Me tomo de la cintura y se apoyo en mí, sintiendo su verga ya erecta en el canal de mi culo, y me dijo:

- Como te he deseado preciosa

- Estas tan rica, que en este momento te comería toda, ummm

Una de sus manos me estrujaba las nalgas y con la otra sobaba mis tetas sobre mi blusa y besaba mi cuello hablándome al oído, mi cuerpo reaccionaba con descargas de electricidad y mi cuca era un mar pidiendo ser penetrada.

- Suéltame va a venir Doris y nos va encontrar así… aaahhhh

- No viene… déjate

- Tengo que irme

- No, no todavía no

No se como, José había subido mi falda a mi cintura y me agarraba cada nalga con sus enormes manos, mis tetas estaban afuera de mi brasier y con sus dedos me halaba mis pezones, que para en ese momento ya estaban duros y bien paraditos. Su boca recorría desde mis tetas a mi cuello, sus dedos habían hecho a un lado mi hilo y los recorría desde mi cuca que estaba encharcada hasta pasármelos alrededor de mi culo, que deseaba ser penetrados por cada uno de ellos. Gemía y me dejaba hacer todo… hasta que se agacho me abrió cada nalga y empezó a pasarme la lengua por mi culo, yo no tuve mas remedio que abrirme de piernas y ayudarle a que entrara fácilmente con su lengua.

Las imágenes venían a mi mente recordando que en esa misma posición estaba su esposa varios días atrás y recordé que también yo desee estar en el mismo lugar que Doris. Se escucho un ruido y se detuvo, trate de bajarme la falda y abotonarme la blusa y no me dejo.

- No es nadie, sigamos

- No José creo que es Doris que ya viene

- No lo creo, iba lejos

- A donde fue?

- Salió a comprar el periódico

- Pero José tengo que salir, - él seguía tocándome y Yo tratando de ver a la puerta de la sala

- Ya basta José, tengo que irme

- Espera, no me dejaras así, verdad?

Él estaba ya de pie y baje mi vista y vi su verga de fuera, con una cabezota impresionante, roja a punto de estallar húmedo por su liquido pre seminal, mi instinto de mujer necesitada, hizo que me agachara y quedara frente a esa moustrocidad y me la lleve a mi boca y empecé a succionar primero la cabezota y luego tratando de tragármela hasta donde mi garganta no me dejaba respirar, me la sacaba y la saboreaba como el mejor helado. Era tanta la excitación que sentí que sus piernas se tensaban avisando su eyaculación, y paré.

Me tomo de mi brazo ayudándome a volver a mi postura inicial, él restregaba su verga en mi culo, yo sabia las intenciones de él y le facilite su intensión ya que su verga estaba ensalivada por la mamadota que le había dado y abriendo con mis manos las nalgas ofreciéndole mi tan sediento culo. No hubo necesidad de pedírmelo, yo se lo estaba sirviendo en bandeja de plata y agarro su garrote y lo pasaba por toda mi zanja, su cabezota pasaba por mi culo y se deslizaba en mis labios vaginales, sentía como mis labios daban paso a ese garrote lleno de venas, lo sentía bien caliente y bien duro, luego de jugar un momento coloco su verga en la entrada de mi culo y empezó a tratar de meter su cabezota y le dije:

- Despacio José, ahiiii me duele, mejor nooooo ahhhhh. Mejor métemela adelante, siiiii?

- Relájate y veras como vamos a gozar

- Es que me duele… aahhhhh ufffff que grande, me vas a dañar

- No mi vida, se que te va a gustar ummmm… que rico culo ahhhhhh

Yo me hacia la que me estaba costando que me entrara y apretaba mi culo para que le hiciera dificultoso la entrada y se diera cuenta que no estaba acostumbrada a que me dieran por atrás y mucho menos con tamaña verga. Creo que ya había entrado la cabeza y empezábamos a respirar fuerte e iniciar movimientos circulares, cuando sonaron las llaves de las puertas del garaje y era Doris que iba directo a la cocina, me apresure a bajarme la falda y abrochándome rápidamente mi blusa… José apenas se subió su pantalón, regresando a su asiento y agarrando su taza de café y disimular la cogidota de culo que me empezaba a dar.

- Buenos días señora Yanny, como amaneció?

- Bien Doris y tu? Como amaneciste?

- Bien, acá mire saliendo a comprarle el periódico para que lo lea antes de que salga. – Yo estaba tan nerviosa y quería que la tierra me tragara en ese momento y decidí a salir de la cocina, cuando Doris me dijo:

- Señora, señora su… falda esta… déjeme ver…- En ese momento sentí vergüenza porque pensé que todavía tenia la falda arriba. Y le dije:

- Como Doris?. –Asombrada y volviendo a verla

- La costura de su falda se ha desecho y cuelga un hilo de ella, esperé que yo se lo quito.

Se arrodillo junto a mí y con sus dientes arranco el hilo que colgaba de mi falda, yo sentía que me moría, y sabía que en esa posición podría olerme o sospechar que de mí emanaba olor a sexo. Todavía llevaba mi hilo en la nalga y no pude arreglarme por la prisa de bajarme mi falda, el triangulito de mi hilo se me había metido en mi cuca y la blonda hacia contacto con mi clítoris, haciéndome sentir placer en cada roce al caminar.

- José, corre y ve abrir el garaje a la Señora. –Dijo Doris

- Ya voy mujer. –Contesto José

Él venia tras de mi y sabia que su mirada estaba clavado en mi culo. Subí a mi vehículo y ya dentro pude acomodarme mi hilo. Ya fuera de mi casa, lo llame:

- José ya voy a regresar, espérame no quiero que te vayas, quiero que terminemos lo que empezaste.

- Lo que tú digas mi reina. –Y me cerró un ojo.

Salí al centro de la ciudad y no podía sacarme de la mente el hecho de que Doris nos hubiera encontrado en la posición que José me tenia, me hubiera muerto de la vergüenza, pero a la vez me sentía excitada, deseada, en celo, mi cuerpo todavía no comprendía ese improvisto, mis pezones todavía los llevaba erectos, mi boca sentía el sabor de esa verga venuda y cabezona, ummm bien parada.

Termine de hacer mis cosas y pase por el salón de belleza para hacerme un corte de puntas de mi pelo y a la vez ver en la boutique alguna prenda que me agradará y tuve suerte en es momento estaban sacando nuevas prendas y tome una que me llamo mucho la atención. Era una tanguita chiquita pero con la curiosidad que en la parte en donde queda la vagina es abierta, y me gusto mucho y decidí comprármela para mí y lucírsela a mi nuevo amante.

La mañana había pasado volando y ya era tarde, en eso recibí una llamada de Doris en donde me solicitaba permiso para ausentarse en la tarde porque tenía una reunión de clausura en la escuela de sus hijos y le dije:

- Cuanto te vas a tardar Doris?

- Pues yo pensaba toda la tarde señora. –Y se me dibujo una sonrisa en mi cara

- Ok esta bien, ve no tengas pena… yo también estaré fuera toda la tarde

- La comida ya esta hecha

- Muy bien Doris, no te preocupes yo me la preparo cuando llegue

- Pero, dime una cosa? Y José?

- Acá esta, deseaba algo señora?

- Si él tiene que terminarme un trabajo que dejo pendiente (sin vergüenza me dije). Recordaran que él es Jardinero.

- Yo le digo que se quede para que se lo termine señora, usted no tenga pena. Usted ha sido buena con nosotros y él se lo hará con gusto.

- Eso espero Doris (Con una cara de viciosa que no tienen idea)

Salí para mi casa, deseosa de volar y llegar lo más rápido posible, pero tenía que dar tiempo a que Doris saliera de mi casa y no me viera llegar luego.

Llegue a mi casa y no había nadie, me imagine que José iba a encaminar a Doris y decidí subir a mi cuarto a prepararme a disfrutar de una tarde de sexo. Tome un baño y Salí desnuda y me mire al espejo y lo acomode y dije: “Tu serás mi testigo”, me unte mis cremas perfumadas y saque me nueva tanga, y me la puse… me veía sexy, me para al frente del espejo y me incline para ver la abertura que se me hacia en mi tortón, los labios resaltaban, se miraban brillosos, deseoso, húmedos, bien depiladitos como a mi me gusta, me puse unos shorts cortos y una blusa corta de tirantes y sin brasier. Estaba lista y mi cuca también.

Baje a la sala y me senté a esperarlo, habían pasado unos 10 mins., cuando en eso sonó el timbre y salí a abrir, sabia que era José y mi cuerpo estaba deseosa y excitada por sentir los brazos fuerte de mi amante. Cuando abrí solo se me quedo viendo y me atrajo a su cuerpo y nos fundimos en un fuerte beso, me arrastro hasta el sofá y me tocaba toda.

- Estas bien deliciosa muaaaahhh. –Me besaba el cuello

- Hoy voy a terminar lo que empecé en la mañana mauuuaaa

- Pero me va a doler?. –Con voz melosa

- No mi vida, te lo voy hacer despacito y rico, ya veras… ummm. –Luego le dije:

- Así te quería tener papacito

- Como?

- A solas… solo paarraaaa miiiiii ummmm. –gemía

Me fue quitando la ropa y dejarme solamente en mi calzoncito nuevo, me besaba toda y yo deseaba ser penetrada pero era muy temprano para eso, me deje llevar por sus caricias y me empezó a mamar mis tetas y con una mano me acaricia todo mi cuerpo y mi cuca, que para ese momento ya estaba bien encharcada, me abrí de piernas y me expuse mas y él noto la abertura de mi calzoncito y se arrodillo a la orilla del sofá, me vio mi hoyo y me lo abrió, yo le facilite el trabajo y me abrí de piernas ayudada de mis manos.

- Te ves espectacular mi señora rica

- Te agrada lo que ves?

- Siiiii mi vida. –besándomela la cuca con pasión

- Te gusta vérmela?

- Si me encanta? –con una mano me abría mi calzoncito y con un dedo me acariciaba el clítoris (nunca me había expuesto así delante de un hombre y mucho menos de un desconocido, pero José me encendía y se me afloraba lo puta)

- Que es lo que te gusta de mi cuca?

- Lo peloncita que la tenes

- Te agrada?

- Me encanta. –me decía, viéndomela y pasando lentamente su dedo en círculos sobre mi hinchado clítoris

- Además me gusta verte como tienes de mojada ummmm

- Teee guussstaaa aaaaahhhhh masssss asiiiii ummmmm uffff

- Méteme un dedo siiiiiii???

- Asiii?

- Siiiii asiiiii. –Su dedo pulgar me lo introducía y con el índice me seguía masturbando.

- Uffff como me aprietas el dedo cosita rica aaaahhhhh. –ya no podía mas, sentía el orgasmo a punto de estallar.

- Ven, chúpame las tetas, siiiii? Se acerco y empezó a succionarme los pezones, cambio de dedo, y ahora eran dos los que me introducía con vigor en mi cuca.

- Aaahhhhh siiiii asiiiii dale papaapcito riiiiiicooooo dame mas ahhhhh

- Así?. –dejándome de chupar las tetas y nos entrelazamos en un beso.

- Si papi aaahhhh que rico, me vengo. –le decía en su boca. Ahhhhh siiiiii ahhhhh quuueeee riiiiicoooooo ahhhhh ummmmm

Y me vine en un fuerte orgasmo que me estremecí toda, las piernas me temblaban, lo besaba con pasión y le acariciaba su rostro. Me miro y me dijo:

- Ahora quiero que me la chupes mamacita rica, quiero ver como te la comes.

- Ven. –Se puso de pie, le baje los pantalones con su bóxers y salto el gran garrote frente a mi cara.

- Ummmm que rica la tenes. –Le dije

- Vamos abre tu boquita

- Espera, quiero vértela, ahora tengo todo el tiempo del mundo y quiero ver lo que me voy a comer. Te parece?

- Como tu quiera mamacita

- Muaaah. –Le bese la punta y saboree su pre-seminal que se había esparcido en toda la cabezota.

- Te gusta?. –Le pregunte

- Ahhhh me encanta, vamos sigue ummmmm

- Así?. –Y me introduje toda la cabezota y la saque y pregunte nuevamente:

- Así?. –No me contesto y veía que solo cerraba los ojos y con su cadera hacia intentos de introducción.

Pasaba mi lengua por toda la verga sintiendo cada vena que se inflamaba al sentir lo húmedo y lo calientito de mi lengua, la tome de la base y empecé a saborear la verga de este macho. Succionaba y sacaba hasta dejarla en mi lengua esperando que él abriera sus ojos y me viera como me la había metido.

Seguí cerca de los 10 mins. Y empecé a sentir que él tenía ya ganas de terminar, pero lo resistía, yo lo ayudaba apretando la base fuertemente para alargar más su eyaculación, pero creo que no daba más y me dijo:

- Quieres que termine en tu boquita preciosa?

- Tu lo deseas?. –Le dije.

- Siiiiii, solo tienes que decírmelo y te echo mi leche caliente en tu boquita siiiiii?... vamos mi reina dime que siiiiii ummmm.

- Espera… quiero disfrutarte más o ya no podes mas?.

- Ufff siento que termino, pero si quieres paramos un momento y luego seguimos. –Lo tenía bien caliente.

- Será mejor que subamos a mi cuarto, ven. –Me levante y vino tras de mi, tocándome el culo y sobando mis piernas.

- Ummmm que rico culo tienes cosita y que nalgas tan preciosas ummmm

- Te gusta?. –Parándome a media escalera para que admirara mi culo con mi calzoncito nuevo.

- Me vuelve loco… este día será mío. –Abrazándome y arrimándome su verga en medio de mis nalgas.

- Así no vamos a llegar a mi cuarto. –Le dije.

- Por mi fuera… acá mismo te lo hago putona rica. –Esa palabra me encendió y lo tome de la verga y lo hale a mi cuarto.

Ya en mi cuarto lo solté y continúe solita a la orilla de mi cama acomodándome en cuatro pero con mis piernas cerradas, lo volví a ver y camino hacia mí y se arrodillo, me abrió las nalgas para empezarme a chupar el clítoris que asomaba entre mis abultados labios, su respiración la sentía en la entrada de mi cuca, primero empezó con suaves lengüetazos y movía la punta de la lengua en círculos alrededor mi clítoris, sus manos se encargaban de abrirme cada nalga y pasaba las yemas de los dedos sobre mi culo, luego empezó a agarrarme el clítoris con sus labios y empezó a succionármelo, el placer era indescriptible, Doris era afortunada en tenerlo y disfrutar lo que él me hacia en ese momento.

En mi espejo (Antes lo había acomodado para vernos), mi rostro reflejaba el inmenso placer que José me estaba dando con esa mamadota de cuca, podía ver como mis pezones estaban bien erizos de la excitación, cuando empecé a sentir como con su lengua hacia penetraciones en mi hoyo, quise abrirme pero no me dejo, su dedo pulgar ya se abría paso en mi tan deseado culo, pero lo hacia despacio, y le suplique:

- Quiero que me metas ya la verga José

- Que es lo que quieres?. –Quería que se lo repitiera

- Que me la metas, me muero por tenerla adentro. –Dije nuevamente

- Que no te gusta como te estoy mamando?

- Si pero te deseo bien adentro de mi, quiero sentirte ya

Se paro y se acomodo detrás de mí y empezó a pasar su garrote por toda mi vagina tratando de castigarme para que yo le suplicar su penetración, pero no lo hice porque quería disfrutarlo de mil maneras. Su cabezota pasaba desde mi hinchado clítoris hasta pasarlo por mi culo, daba golpecitos en el hoyo y volvía a repetir la dosis y le dije:

- Acaso no te apetece metérmela?

- Me muero, pero te quiero disfrutar, además tengo una vista espectacular

- Te gusta tenerme así?

- Si mi putona… como te he deseado, cada vez que venia a tu casa

- Ya no soporto mas métemela siiiii?

- Ahí te va preciosa. –Y acomodo su cabezota en mi cuca y empezó a meterla despacito hasta que sentí que había entrado toda

- Ummmmmm estas como palo… bien tiesa la tenes… ahhhhhh ummm

- Ufff que rica tenes la cuca

- Dame mas duro siiiii

- Asi?. –Y empezó a metérmela bien duro, sus manos me hacia presión en mis caderas.

- Ahhhh que rica te ves en ese espejo…. Lo has puesto apropósito?

- Siiiiii queeeeerrriiiaaa verrrrrmme ennnnnzaaaartaaadaaaaa ummmm

- Que cara de placer tenes putona rica

- Ttteeee guuuussstaaaa ahhhhhhhiiiii

- Siiiii ufffff que bárbara como te la comes aahhhhh

- Dame masssss paaaaapiiiii, tocame lass teeetassss. –Y me atrajo hacia él y ahora eran mis pezones lo que servían de agarre para soportar las arremetidas de mi macho.

Sentía que moría de placer y le suplique que cambiáramos de posición me acosté de lado y él se ubico atrás de mi, levante mi pierna con una de mis manos, me veía espectacular viendo en el espejo, pero quería verme bien abierta así es que me quite mi tanguita nueva y pude ver como José me acomodaba la verga en mi cuca y por fin pude ver como mis labios daban paso a tamaño garrote. Una de sus manos hacia presión en mi cadera para poner el ritmo de la arremetida, ya sabiendo el ritmo su mano paso a tocarme las tetas y halarme los pezones que los tenia bien paraditos y mis aureolas erizas de la excitación, era una buena cogida la que me estaba dando mi macho. Nunca antes había hecho la locura de poner un espejo al frente para verme y no me arrepiento fue una buena idea, eso hacia que me excitara mas, era como verme en una película porno, pero yo de protagonista.

Su verga entraba tan fuerte que en un par de ocasiones se salía de mi cuca y pude ver como la tenia de tiesa y bien mojada, en el tronco de su mástil había una marca alrededor de fluidos que se había formado de mis jugos. Fueron como unos 15 mins, lo que resistimos y nos avisamos que queríamos terminar juntos, y apresuro mas las arremetidas y para acelerar mi orgasmo me empecé a masturbar sintiendo y viendo como mis labios eran diferentes después de la hala de clítoris que José me había dado con su boca, los sentía enormes y mas mi clítoris que eran masturbado por mis dedos, lo sentía bien grande de lo normal y eso me encendió mas y me empecé a arquearme para sentir mas profunda su verga y me dijo:

- Donde quieres que termine?

- Adennnnnttrooooo coooossssiiiitaaaaa ricaaaaaa aahhhhh

- Y siiii te preñooooo???

- Puueeeessss queeee ssseeeaa tuuuuyooooo ahhhhh

Y empecé a sentir como su mástil se hinchaba y expulsaba su lava caliente en lo mas profundo de mi útero, al sentir las expulsiones de lo caliente… me vine en un fuerte orgasmo y mi pierna que la tenia elevada, la deje caer junto a la otra para sentirlo mas apretado en mí y así ayudarme para que se clavara mas adentro. Me vi al espejo y me vi gimiendo y chillando del fuerte orgasmo que sentía, las tetas se balanceaban al ritmos de las arremetida, mi cara en un nudo de gesto de placer y los movimientos fueron disminuyendo… era una imagen erótica la que se reflejaba, José me sobada las tetas, con su boca me daba besitos en mi espalda, mi rostro todavía reflejaba la cara de placer y lo de puta. Todavía podía sentir las últimas expulsiones de semen de mi macho, nos quedamos así un momento cuando empecé a sentir como su verga perdía erección y salía de mí con todo su esperma.

Descansamos unos minutos y luego me levante y me dirigí al cuarto de baño a asearme la cuca y ver como la tenia de roja de tanto limarme en esa vergota, cuando estaba abierta de piernas sentía como de mi vagina salía esperma, pase mis dedos en mi cuca y me los lleve a mi boca para saborear esa lava caliente de mi macho. Cuando regrese venia desnuda y vi que su verga descansaba en su vientre camine hacia él y me arrodille a un lado y empecé a pasarle mi lengua sobre ella haciendo que se excitará, pero no reaccionaba aun, lo había dejado seco y empecé a excitarlo con lamiditas en los huevos y en su garrote, él solo se limitaba a verme y con su mano acaricia mis nalgas tratando de abrírmelas y con la otra apartaba mi cabello para verme como se la chupaba, la mano que tenia en mis nalgas, me acariciaba el culito con sus dedos y no soporte mas, lo quería duro, y parada, así que me monte sobre él dándole la espalda, abierta de piernas, él podía verme toda abierta a su disposición, mientras yo empecé a sobarme sobre su verga que empezaba a crecer en medio de mis labios vaginales, me la pasaba por toda la cuca hasta que mi clítoris pasaba sobando sus huevos.

- Wow, mi reina… que bien lo haces

- Te gusta cosita?. –Le dije

- Claro que me gusta, tenes un culo apetecible

- Como se ve me el culo mi amor?. –Y gemí.

- Enorme putona rica

- Y me vas a dar por ahí?. –Con vos mimosa

- Te lo voy abrir… ya veras

- Y si me duele? –Y seguía restregándome en él

- No mi vida, no te va a doler, al contrario me vas a pedir que te mas duro

- Y si no me cabe?

- Toda te las vas a tragar, ya veras?. –Y empecé a mojarme más.

- Y a tu mujer se lo haces?. –Restregándome mas rápido

- No hablemos de ella… sigue masturbándote con mi verga

- Vamos dime. –Pero no contesto, solo gemía

Después de verme como me masturbaba en su verga, me senté en su vientre y me pase su garrote al frente de mi cuca y lo tome con mis manos y me la medí, me llegaba hasta arriba de mi ombligo la tenia enorme y dude en metérmela, pero me tenía bien excitada y le pregunte:

-  Como me pongo para que me la metas por el culito?

- Así como estas, quiero que tu mismas te la metas poco a poco

- Ok. -La tome de la base y empecé a ubicármela en la entrada y pero lo hacia torpemente (lo hacia para que el tomará la iniciativa)

- Déjame, yo te la meto.

Como ya la tenia bien mojada de mis jugos, era suficiente para que deslizara perfectamente hacia adentro. Me la coloco en la entrada y me la empezó a empujar con los dedos, sentí cuando su cabezota entro y cuando la llevaba a la mitad me acorde que tenia que fingirle que me dolía y le dije:

- Ahiiiii papi no soporto mas, por mas que aguante no lo soporto mas, siento que me estas partiendo en dos, mejor me la saco.

- No mi amor, los estas haciendo bien ummmmmm que espectáculo me estas dando putona ummmmm.

- Te gusta?. –Le dije con voz de dolor.

- Siiiiii ahhhhhh ummmmm gimio. –Y me agarro de la cintura y me hizo presión hacia abajo

- Ahhiiiiiii ahhiiiiii meeee dueeeellleeeee aaaaahhhiiiii

- Yaaaa vaaaa a estaaaarrrrr

Sentía perfectamente las venas de su verga pasando por mi anillo anal, y sentí como había entrado toda, porque prácticamente estaba sentada en él, y para darle mas satisfacción me lleve mis manos y me abrí de nalgas para que entrara completita, puede sentir sus palpitaciones en mi intestino y deje que mi culo se acomodara a su verga.

- Ya entro?. -Le dije

- Wow la tenes toda adentro putona

- Y ahora?

- Deja que tu culo se acostumbre a mi verga. –Y me acariciaba las nalgas

- Ahhiiii amorrrrr es que la tenes bien parada

- Pero bien te abriste de nalga para que te entrara toda putona

- Acosoooo noooo te gusto?. –Con voz de dolor.

- Si putona…. Ahora sácatela un poco

- Assiiiiii paaaappppiiiiii? Ummmmmm aaaahhiiiiiiii. –Y me levante un poco… yo me apoyaba con mis manos en sus rodillas, para darle un mejor espectáculo.

- Siiiiiii assssiiiiii puta ricaaaaaa.

- Quuueee graaandeee laaaa teneees paapaaciiitoo. –Gemía de placer.

- Voss mee laa tenesss asiiiii putonaaa

- Yaaa me aaaabriiiste eell culoooo. –Y empecé a moverme mas rápido

- Wwoww que rica aahhhhhh. Daleeee maaaaassss

- Uffff queee plaaaceerrr mee daasss. –Y continúe así como unos 5 mins.

Quería sentirlo mas y me senté nuevamente, la tenia enorme… ahora eran sentones los que me daba yo siempre me ayudaba con mis manos para abrirme bien las nalgas, para no dejar nada afuera, pero quería más y empecé a subir mas enérgicamente, José solo gemía fuertemente, y en ese momento solté las nalgas para llevarme las manos a mis tetas que empezaba a bambalearse de arriba hacia abajo, mis pezones estaban bien erectos y empecé a retorcérmelos suavemente. Tenía una cara de placer y de puta que no tienen idea, pero quería más… me sentía súper excitada y me arquee hacia atrás para que las arremetidas fueran mas profundas, José solo se limitaba a sostenerme de mi cintura y me dijo:

- Ves como te encanta mi verga puta rica

- Aaahhhhhh siiiiii me tenes bien ensartaaaaaddaa aahhhhhh ummm

- Tenes el mejor culo que me he cogido

- Aaahhhhh Asiiiiiii

- Si puta el mejor

- Así me querías tener verdaaaadddd????

- Si puta… Uffff es que eres espectacular…. Tenes un culo formidable y bien apretado

- Mmmmeee lo has abiiiierrrto tooddddoooo. Aaaahhhhh

- Destrózame la verga. –Me decía.

Cuando me dijo esas palabras paré y lleve las piernas hacia adelante para poder abrirme toda y apoyarme con mis manos en su pecho, quiera verme como me la estaba tragando en el espejo, era una de mis fantasías. Empecé a sacármela y metérmela fuertemente quería sentir bien adentro y arqueaba mi cuerpo y me dejo hacerlo por unos minutos, pero cuando se dio cuenta que me miraba en el espejo y como me la metía y hacia círculos con la verga casi de fuera, me agarro de mis piernas y me sostuvo arriba y ahora era él el que flexionada su cintura para penetrarme a su manera, yo gritaba de placer al verme como me entraba y me salía su verga de mi culo, mis tetas brincaba al ritmo de las estocada que me daba.

- Ahhhhh puta… estaaaaasssss biiiieeennn ricaaaaaaa

- Teeeee guuusssta paaaapppaaaassssiiiitooooo?

- Tteeee voooyyy aaa llleeeennnarrr ellll culllloo de sssseemmmmeennn

- Dameee maaaaas –Le decía casi gritando

- Ahhiiii tteeee voooooyyyy puuutooonnaaaa… ahhhhh

- Veeniiiiteeee ennn mi cuullllooooo… Ahoooooraaa essss tuuyooooo

- Aaaahoooriiitaaa mee esstoyy viniendooo cooosssooootaaaa

- Uffff qqquuuueee rico paaaapppaaasiiiiitoooo

Y me dio las últimas estocada y empezó a dispárame su semen caliente en el fondo de mi intestino. Y para apurar mi venida me empecé a meter mis dedos en mi cuca y empecé a grita del placer, creo que se escucho en toda la casa. Mis movimientos eran circulares con la verga adentro y con mis dedos en mi cuca, con mi otra mano me sobaba las tetas y halaba mis pezones… descansaba encima de el y él se limitaba a decirme lo rica que estaba y me besaba el cuello con delicadez. Después de unos minutos sentí la necesidad de ir al baño, así que desmonte de él y me fui directo a la baño, sentía que mi culo lo tenia abierto y con un dolor agudo internamente, pero me sentía satisfecha después de que José me había dado por el culo. Aseándome estaba cuando escuche que su celular sonaba y era Doris que lo llamaba, apenas escuche la conversación pero si entendí que ella lo estaba esperando en casa para la cena.

Me llamo desde afuera del baño y me dijo que tenía que irse, le dije que estaba bien que no se preocupara y se retiro en unos mins. Yo me mantuve en el baño y cuando él se fue yo regrese al cuarto… todavía podía sentirse el olor a sexo en mi cuarto, me acosté y lleve mis manos a mi culo y lo acariciaba suavemente y me quede dormida recordando la cogida de culo que mi José me había dado.

Espero le haya excitado mucho, y como siempre espero sus comentarios a mi correo y por supuesto sus fotografías. Y para los que me han solicitado fotos de mi culo… aquí están unas.






3 comentarios:

Anónimo dijo...

Excitante, salvaje y muy, muy zorra, pero digna y atractiva.
No hay atributo bueno que no tengas. Besos. Soy MarioJPC.

Anónimo dijo...

como se le envidia a jose, eres divina

Vladimirk dijo...

No te gustaria tener dos jose, para hacer una fantasia salvaje?